La tormenta tropical Emily se dirige a la frágil Haití y República Dominicana

Florida vigila la trayectoria de Emily

Florida vigila la trayectoria de Emily

La tormenta Emily pasó cerca de Puerto Rico y sigue rumbo hacia República Dominicana y Haití, donde más de 630 mil personas siguen sin techo tras el devastador terremoto del año pasado. Mientras en Florida, los residentes siguen su trayectoria.

NOAA/ National Weather Service
Pronóstico del tiempo online, 3 de agosto

VIDEO:  Pronóstico del tiempo online, 3 de a... - Univision

Ver videos

MIAMI, Florida - La tormenta tropical Emily atravesó la isla de Puerto Rico, donde todavía persisten lluvias y vientos, mientras se dirige este miércoles hacia República Dominicana y Haití, especialmente vulnerable por los cientos de miles de refugiados del terremoto del año pasado.

"Las condiciones de tormenta tropical se están sintiendo o son inminentes en las islas de Culebra y Vieques en Puerto Rico y deberían empezar a extenderse hacia República Dominicana y Haití esta tarde o esta noche (del miércoles)", advirtió el informe de las 12:00 GMT del Centro Nacional de Huracanes (NHC) en Miami.

De acuerdo con el NHC, Emily "continúa dirigiéndose hacia el oeste" del Atlántico, en dirección al sur de Florida (sureste de Estados Unidos), pero "mal organizado".

La tormenta se encontraba el miércoles en la mañana a 143 millas (230 kilómetros) al sureste de Santo Domingo, en República Dominicana, con vientos máximos sostenidos de 53 mph (85 km/h), aunque con ráfagas más fuertes, indicó el último reporte meteorológico.

"La principal amenaza para la población la constituyen las inundaciones", comentó John Dlugoenski, principal meteorólogo de Accuweather.com.

Video: Vigilando el trópico, la Tormenta Tropical Emily

Dlugoenski señaló que "intensas lluvias torrenciales" caerán sobre la República Dominicana y después sobre Haití alrededor del mediodía del miércoles, y que la cantidad de lluvia será mayor por la tarde y al anochecer. Es probable que los cielos queden despejados el jueves por la tarde.

Emily podría provocar una acumulación de lluvia de hasta 10 pulgadas (254 milímetros) a su paso por Haití, donde las autoridades temen por la suerte de las cientos de miles de personas que aún viven en campos de refugiados tras el terremoto de enero de 2010.

Las últimas advertencias en naciones caribeñas fueron emitidas por el gobierno de Bahamas, para las islas Turcos y Caicos y también para las Islas Vírgenes estadounidenses.

"El centro de Emily atravesará La Hispaniola esta tarde y esta noche y luego el sureste de las Bahamas y Turcas y Caicos el jueves", agregó el NHC.

En el sur de Florida, las fuertes lluvias y vientos provocados por Emily podrían llegar el viernes, aunque todavía es temprano para presagiar cuán fuerte llegará y el impacto que tendrá en ciudades costeras como Miami.

Tanto en República Dominicana como en Haití, que comparten la isla La Hispaniola, las autoridades declararon desde el martes una alerta roja de peligro y vigilancia preventiva ante el próximo paso de Emily.

En Haití, que suele estar en la ruta habitual de las tormentas tropicales en el Atlántico, hicieron un llamado "a la gente que más de un año después del sismo sigue viviendo en campos de refugiados que evacúe las zonas de riesgo", indicó Alta Jean-Baptiste, directora de Protección Civil de Haití.

Una lenta tormenta provocó aludes e inundaciones en Haití y causó la muerte a por lo menos 28 personas en junio pasado.

Preparativos en República Dominicana

Dlugoenski afirmó que era improbable que la velocidad del viento se acentuara al paso de la tormenta sobre tierra, pero las inundaciones y los derrumbes seguían siendo la mayor amenaza en La Española.

Ante la inminente aproximación de Emily a territorio dominicano las autoridades de ese país ordenaron la evacuación de poblados próximos a ríos, represas u otros sitios considerados de alto riesgo, como parte de los preparativos de emergencia.

El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), Juan Manuel Méndez, informó que en al menos 10 comunidades rurales se comenzaron evacuaciones obligatorias, igual que en localidades de San Juan, una región en donde murieron cientos de personas en 1998 al paso del huracán George.

El director del instituto de recursos hidráulicos, Frank Rodríguez, informó que comenzó el vertido del agua de cinco grandes embalses para evitar que las lluvias asociadas a Emily eleven el nivel por encima de su capacidad.

Haití también toma medidas preventivas

En la capital haitiana, las autoridades de emergencia alistaron una flota de 22 autobuses blancos de amplia capacidad en el caso necesiten evacuar a los habitantes de áreas inundadas. Los damnificados sería trasladados a docenas de escuelas, iglesias y otros edificios adaptados para servir como albergues.

"Hemos trabajado durante todo el día y la noche a fin de responder con premura en el caso de algún desastre", dijo Marie Alta Jean-Baptiste, directora de la Agencia de Protección Civil de Haití.

Los responsables del organismo anunciaron que intensificarán la difusión de mensajes de información y de sensibilización para que las personas abandonen los barrios de mayor riesgo.

En junio pasado, casi 3 mil personas fueron evacuadas en 24 horas en República Dominicana a raíz de las fuertes lluvias. En tanto en Haití, que todavía intenta sobreponerse del mortífero terremoto, las últimas inundaciones dejaron más de 20 muertos, según un saldo oficial.

El impacto de Emily en Puerto Rico

Puerto Rico quedó mayormente fuera de la ruta de la tormenta, pero tampoco se tenía noticias sobre si hubo daños o lesionados. Y por el momento no había demanda para ocupar las casi 400 escuelas que se habilitaron como refugios en toda la isla. Se tenía previsto que Emily iba a provocar acumulaciones de 15 centímetros (6 pulgadas) de lluvia en Puerto Rico.

El gobernador Luis Fortuño declaró estado de emergencia y la mayoría de las oficinas de gobierno estuvieron cerradas. Antes de la tormenta, las personas compraron agua y otros suministros de emergencia.

Gran parte de la isla no vio más que ventarrones esporádicos y chubascos. Pero el Servicio Nacional de Meteorología dijo que hubo precipitaciones de hasta 13 centímetros (5 pulgadas) de lluvia en la región de Cabo Rojo-Mayaguez en el occidente de la isla.

Una aerolínea regional, LIAT, suspendió todos sus vuelos pero toda la actividad era normal en el aeropuerto y en gran parte de la capital.