Despiden taxista en la Florida por demorarse demasiado votando

Votación el 6 de noviembre en la Florida

Desde St. Petersburg hasta Miami, las largas filas marcaron las elecciones del 6 de noviembre por toda la Florida.

- Getty Images

Elecciones del 6 de noviembre en Miami-Dade

FOTOS:  Miami se viste de sus colores patrioticos

Ver fotos
Destino 2012 Miami

FOTOS:  Muy concentrados leyeron la boleta completa

Ver fotos

MIAMI, Florida - Un taxista se metió en tremendo lio con su jefe después de decidir esperar seis horas para votar en las elecciones del 6 de noviembre en la costa oeste de la Florida.

Chet Sadler trabaja en Sanibel, una zona costera al oeste del estado. El taxista le contó al diario The News-Press que fue despedido de su trabajo como chofer después de esperar todo este tiempo para votar por el Presidente Obama el 6 de noviembre.

“Voy a votar”, Sadler alega que le dijo por teléfono a su supervisor mientras esperaba en fila ese martes.

Aunque Sadler alega que es su deber y derecho, las leyes sobre cuáles derechos tiene como trabajador al ir a votar son muy imprecisas.

Desde que salió el reportaje, a Sadler le permitieron regresar a su puesto, y parece que el asunto no tuvo nada que ver con su preferencia de candidato.

El dueño de la compañía Sanibel Taxi, Ron Taylor, le dijo a The News-Press que no tenía idea que las filas para votar iban a ser tan largas en el Condado Lee, y por eso le ofreció su trabajo “desde temprano la mañana siguiente”.

Una combinación de asistencia récord a las urnas junto a una lista de 11 propuestas enmiendas estatales en la boleta crearon una situación de confusión, demoras, y filas interminables para votar en estas elecciones presidenciales.

En sitios como Miami, donde además de votar sobre las 11 enmiendas estatales, los ciudadanos tuvieron que votar sobre ocho enmiendas condales más, las demoras y quejas fueron aún peor.

Para Sadler, el hecho de ser buen empleado, y el tener un jefe que apoya el acto de votar, le permitió tener un final feliz a este cuento, al menos por estas elecciones.

“Es buen empleado,” dijo Taylor. “Nos olvidaremos de todo lo pasado. Tiene su trabajo si lo quiere”.