Al menos dos congresistas cubanoestadounidenses renovarán sus escaños en Florida

Mario Díaz-Balart

Mario Díaz-Balart

- Univision Radio

Campañas de último minuto de David Rivera y Joe García

VIDEO:  David Rivera y Joe García visitan electores - Univision

Ver videos
El Senador Bill Nelson retiene su cargo

VIDEO:  Senador Bill Nelson es reelecto en Florida - Univision

Ver videos
Dos mujeres se disputa en distrito 23 de Broward

VIDEO:  Ultimo minuto con Wasserman y Harrington - Univision

Ver videos

MIAMI, Florida - Al menos dos de los tres congresistas republicanos por Florida de origen cubano, Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen, renovarán sus puestos en el Congreso de EE.UU., según los resultados que arroja más del 60 % del voto escrutado en este estado.

 Según el escrutinio provisional, que alcanza al 60,74 % del voto, Mario Díaz-Balart, quien está en su quinto término en el Congreso federal, cuenta con el 74,98 % de los votos, muy por delante de sus rivales independientes Eddie González y Stanley Blumenthal, con el 7,92 % y el 17,1 %, respectivamente.

 Ileana Ros-Lehtinen, quien fue la primera hispana que ocupó un escaño en la Legislatura estatal y posteriormente en el Congreso federal, cuenta con el 60,21 % de los votos, frente al 37,63 % de su rival demócrata, Manny Yevancey, y al 2,16 % del independiente Thomas Joe Cruz-Wiggins.

 El que lo tiene mucho más difícil es David Rivera, quien también buscaba mantenerse en el escaño como representante republicano en el Congreso de EE.UU. por Florida.

 Su rival demócrata, Joe García, de origen cubano, le lleva la delantera con el 53,75 % del voto escrutado hasta el momento, frente al 43,05 % que acumula Rivera. Los independientes José Peixoto y Ángel Fernández tan sólo cuentan con el 1,19 % y el 2,02 % de los sufragios, respectivamente.

 Rivera ya se enfrentó a García en 2010 y le ganó, pero los analistas políticos ya preveían que podría perder en estas elecciones, después de su supuesta participación en una campaña política investigada por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la policía de Miami-Dade. EFE