El alcohol, un asesino entre los jóvenes

accidente

Peritos sacan del agua el auto en el que murieron tres estudiantes de Coral Springs tras verse involucrados en una colisión. - Miami: WLTV

Estas alarmantes cifras es lo que está detrás de una investigación que iniciaron las autoridades del sur de Florida a raíz de un accidente que segó la vida de tres estudiantes de secundaria y causó lesiones menores en un cuarto, la madrugada del domingo.La Policía de Coral Springs (una localidad ubicada a unas 45 millas al norte de Miami) quiere saber si el conductor de 16 años que supuestamente ocasionó la fatal colisión manejaba bajo los efectos del alcohol.Lo que sí se sabe es que antes del accidente los cuatro jóvenes acababan de salir de una fiesta. Conducían en el área de Coral Springs, cuando el auto en que viajaban supuestamente golpeó a otro. Acto seguido, el joven chofer trató de dar reversa, pero perdió el control del vehículo acabando volcándose y hundiéndose con sus tres compañeros en un canal."Sabemos que ellos habían asistido a una fiesta", aseguró el sargento Joe McHugh, de la Policía de Coral Springs, quien acudió a la escena. "Obviamente, es muy temprano en la investigación, pero haremos exámenes de sangre para determinar si el consumo de alcohol jugó algún papel en este accidente".El oficial indicó que probablemente pasarán algunas semanas antes de que los reportes de toxicología precisen si alguno de los ocupantes del vehículo tenía alcohol o drogas en su sistema.Los jóvenes, un riesgo al volanteY es que el número de accidentes causados por adolescentes ebrios en un problema rampante en Estados Unidos, según cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).Los accidentes vehiculares son la principal causa de muerte entre los adolescentes en Estados Unidos. El CDC estima que alrededor de 11 jóvenes, de edades entre 16 y 19 años, mueren cada día a consecuencias de lesiones de accidentes de tránsito.Lo peor, este alto número de accidentes ocurre a pesar de que la edad para consumir bebidas al alcohólicas de forma legal en Estados Unidos es de 21 años.El alcohol, presente con frecuenciaLos accidentes automovilísticos con consecuencias trágicas suceden a diario y, en la mayoría de los casos, el alcohol juega un papel decisivo. Por eso en todos los estados del país existen estrictas normas en torno a la cantidad de alcohol que se puede ingerir -y tener en la sangre- antes de conducir.El problema radica en que muchas personas, en especial jóvenes, fallan en reconocer que después de consumir alcohol, aunque "se sientan bien", ya pudieran estar incurriendo en una ilegalidad si deciden manejar un vehículo.De acuerdo al doctor Carlos Rodríguez, un médico radicado en el sur de Florida, el efecto del alcohol en una persona puede variar de acuerdo a la masa corporal de la misma."Eso indica que una persona con diferente peso y digamos con más cantidad de agua en el cuerpo tolera una misma medida de alcohol que haya ingerido que otra que pesa menos o tiene menos cantidad de agua en el cuerpo", explicó el médico.Rodríguez comentó que los efectos de alcohol en una persona pueden variar según el sexo: "La mujer generalmente tiene menor masa corporal y tolera menos la misma cantidad de alcohol que un hombre".Los jóvenes corren mayor peligroEl riesgo de estar involucrado en un accidente vehicular para los jóvenes, de entre 16 y 19 años, es mayor que cualquier otro grupo de edad. De hecho, por cada milla manejada, los jóvenes de entre 16 y 19 años, son cuatro veces más propensos a verse invoclurados en un choque.La CDC señala que esto se debe a que a veces los adolescentes no saben reconocer los peligros de la carretera, y son influenciados fácilmente por distracciones. Además, y en especial los varones, muchos jóvenes tienden a conducir a exceso de velocidad y a no utilizar el cinturón de seguridad.Por ejemplo, entre los jóvenes varones de entre 15 y 20 años que se vieron involucrados en accidentes fatales en 2005, la CDC determinó que el 38 por ciento conducía por encima del límite de la velocidad y el 24 por ciento había consumido bebidas alcohólicas.Un sondeo nacional realizado por la CDC en 2005 reveló que tres de cada adolescentes reconoció que habían consumido alcohol antes de conducir un automóvil, al menos 30 días antes del sondeo.

El sargento Joe McHugh reiteró que todavía es muy temprano para precisar si el alcohol jugó algún papel en el accidente de la madrugada del domingo que mató a tres estudiantes en Coral Springs.Según el reporte oficial, las autoridades dijeron que Sean Maxey (el conductor de 16 años) supuestamente golpeó a un automóvil Acura color plateado, antes de que el accidente se tornara fatal."Lo único que sabemos es que él [Maxey] golpeó a un vehículo, y entonces puso su auto en reversa, luego se volcó y cayó dentro del canal", precisó McHugh. "Quizás entró en pánico o a lo mejor estaba tratando de huir de la escena".De los cuatro jóvenes, sólo uno logró escapar con vida. Todos cursaban el tercer año en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas.Los cuatro ocupantes del vehículo tenían puestos sus cinturones de seguridad; pero escapar se les hizo difícil pues el auto cayó boca abajo y se hundió rápidamente.Maxey hacía poco tiempo que había obtenido su licencia de conducción y adquirido su nuevo auto Volkswagen color rojo y modelo 2007. El joven conductor murió en la escena, junto con Robert Nugent y Anthony Almonte, también de 16 años de edad.Evan Sinisgalli, de 15 años, fue el único sobreviviente, pues logró sacar fuerzas suficientes para nadar hasta la orilla, salir del agua y pedir ayuda.Sinisgalli fue llevado a un hospital cercano, pero fue luego dado de alta. Las autoridades esperan que pueda arrojar más detalles sobre lo que pasó.¿Cómo prevenir estas tragedias?Por lo general, a los

conductores más jóvenes les falta experiencia para conducir y tienen

menos probabilidad de reconocer situaciones de riesgo que los

conductores de más edad.La falta de experiencia aumenta las

probabilidades de sufrir un accidente, aunque otro factor importante es

manejar con otros pasajeros adolescentes sin supervisión. Mientras

mayor sea el número de pasajeros adolescentes, mayor será el riesgo.De

acuerdo con una encuesta nacional del Instituto Nacional sobre el Abuso

de Alcohol y Alcoholismo, el 17 por ciento de los alumnos de octavo

grado informó haber consumido alcohol en el último mes. El 34 por

ciento de los alumnos de octavo grado confesó haber bebido en el último

año.El 64 por ciento de los alumnos de octavo grado considera

que es fácil conseguir alcohol. Un estudio reciente revela que más

niñas que varones entre los 12 y 17 años dicen que consumen alcohol.

De acuerdo al abogado Avelino González, tanto los que venden bebidas alcohólicas en lugares públicos como los dueños de residencias tienen una cuota de responsabilidad si permiten que una persona que está notablemente embriagada continúe tomando y luego se vea envuelto en un accidente."Desde el punto de vista civil, las personas están expuestas a tener que indemnizar o hacer una reparación civil a las víctimas, en el dado caso de que se consideren responsables, ya sea tanto los dueños de establecimientos como los dueños de las casas particulares", resumió el letrado."Desde el punto de vista criminal, considero que el único caso donde las personas estarían expuestas probando una intencionalidad y no entrando dentro de la negligencia simple, es en el caso de los establecimientos que le vendan bebidas alcohólicas a menores o alguien que haga una fiesta de menores de edad", señaló González.Un llamado a los padresLas Madres en Contra de Manejar Ebrio (MADD), una organización que trabaja a favor de prevenir el conducir bajo la influencia del alcohol, recomienda que los padres hablan con sus hijos sobre los peligros de manejar ebrio.Estudios han demostrado que aquellos que informan a sus hijos sobre los peligros, son menos propensos a estar involucrados en accidentes de tránsito que aquellos que no conversan con sus hijos sobre estos peligros.Una de las recomendaciones comunes es que designe a un conductor antes de asistir a una celebración. Asimismo, es importante no dejar que una persona maneje ebria o bajo la influencia de una sustancia.Si va a tener una fiesta, pida a los invitados que cuenten con un conductor asignado, ofrezca además bebidas no alcohólicas y asegúrese que sus invitados tengan un conductor que no haya consumido alcohol.Cifras alarmantes del CDCEn el año 2005, murieron 16,885 personas en accidentes automovilísticos atribuidos al alcohol, lo que representa un 39 por ciento de todas las muertes por accidentes de tránsito en los Estados Unidos.Un accidente automovilístico relacionado con el alcohol provoca la muerte de una persona cada 31 minutos y lesiones no mortales en una persona cada dos minutos.Se ha determinado que las drogas, además del alcohol (marihuana y cocaína), son factores en más del 18 por ciento de las muertes de conductores de vehículos automotores. Estas drogas por lo general se consumen en combinación con el alcohol.Cada año, el costo total de los accidentes atribuidos al alcohol en Estados Unidos es de cerca de $51 mil millones de dólares.La mayoría de los casos de las personas que conducen en estado de ebriedad no se descubren. En el año 2005, casi 1.4 millones de conductores fueron arrestados por conducir bajo la influencia del alcohol o estupefacientes.Esto equivale a menos del uno por ciento de los 159 millones de casos anuales de adultos en Estados Unidos que reconocieron haber conducido bajo los efectos del alcohol.Más de dos tercios de los conductores ebrios tenían la edad suficiente para ser padres de los niños que perdieron la vida, y menos del 20 por ciento de esos niños estaban debidamente sujetados en sus asientos en el momento del accidente.