Alimentación sana y belleza exterior

"Sin alimentación no hay vida y sin una buena nutrición, no hay salud". Con este lema, la dietista Maria Josep Roselló nos da las claves para una buena alimentación con la sugerencia de que "una buena dieta puede hacernos disfrutar de la comida y, a la vez, cuidar nuestro cuerpo si sabemos combinar bien los nutrientes". Para evitar los dolores menstruales, esta dietista aconseja eliminar las grasas de los menús diarios y para controlar y combatir el insomnio, mantener una dieta libre de cafeína y con proteínas.Comer es una necesidad vital y, por ello, no podemos dejar de alimentarnos o hacerlo de cualquier manera "del mismo modo que dedicamos media hora de nuestro tiempo a ponernos guapas, también es saludable establecer nuestro momento de relax para cuidar nuestra alimentación". Frutos secos en vez de golosinasEl hambre aparece cuando uno menos se lo espera y una tableta de chocolate, un poco de miel o unas pastillas se perfilan como los alimentos más cómodos entre horas. Ingerir alimentos dulces con moderación supone dotar de energía y minerales la dieta. Sin embargo, una ingesta con exceso de azúcar y grasas fomenta tan sólo la obesidad.El azúcar siempre se ha considerado un alimento que se debe evitar en todas las dietas, pero no todo sobre el azúcar es malo. A su favor, podemos decir que hace más agradables algunos alimentos, además de aumentar el contenido calórico de la dieta de personas inapetentes. Para los niños es incluso el alimento perfecto para solucionar las crisis de cetona.Comer entre horas es la causa de muchos de los desequilibrios en las dietas. Por ello, antes de dedicarse a comer caramelos, mejor decantarse por los frutos secos. Almendras, avellanas, nueces, piñones...son alimentos muy saludables que cumplen la misma función que los dulces, pero de forma menos perjudicial para la salud. Múltiples estudios han demostrado que las grasas de los frutos secos son cardiosaludables y por ello se recomiendan para reducir el colesterol.Si el antojo es de dulce, la alternativa a la pastelería continúan siendo los frutos secos dulces. Los dátiles, las pasas o los higos son golosinas naturales libres de colorantes y aditivos y muy ricas en minerales y fibra. Sustituir las tradicionales chucherías por golosinas naturales sacia nuestro apetito y cuida nuestra salud. Normas para organizar un menú sanoImprovisar el menú diario se está convirtiendo en costumbre en una sociedad cada vez más acelerada. Aunque se improvise por falta de tiempo, tanto las comidas como las cenas deben incluir una gran variedad de alimentos y en la cantidad necesaria para que la dieta nos aporte los nutrientes necesarios. La dietista Maria Josep Rosselló propone cinco normas básicas para un menú semanal. En primer lugar, se ha de organizar un menú que contenga la dosis justa de proteínas. En segundo, se deben incluir siempre verduras y hortalizas ya que son bajas en calorías y ricas en fibra.

En tercer lugar, es necesario que el calcio esté presente en nuestra dieta. En cuarto, hay que pensar un menú con una buena cantidad de fibra dietética. Y, por último, los alimentos crudos se deben incluir si observamos que el nivel vitamínico de nuestras comidas es bajo."El pescado no me gusta" o "no quiero verdura" son las frases más escuchadas entre los niños y los jóvenes. Este tópico o tendencia se debe corregir si se quiere mantener una dieta equilibrada. A pesar de las reticencias de los más pequeños, debemos comer verduras como plato principal al menos dos veces por semana. Además, es recomendable comer pescado tres veces a la semana y evitar el exceso de colesterol moderando el consumo de embutidos.Verse bien por dentro y por fueraLa celulitis no es tan sólo un problema estético, sino también de salud; la mejor manera de combatirla es seguir una dieta que evite su aparición. Las claves contra la celulitis son dos: controlar los hidratos de carbono e incluir en el menú alimentos ricos en hierro como el arroz blanco, el maíz, la cebada, las judías y las lentejas.Los hidratos de carbono son de dos tipos, de absorción rápida (fruta, miel, leche y azúcar) y de absorción lenta (cereales y derivados, legumbres y frutos secos). Lo más recomendable, por lo tanto, es seguir una dieta que contenga alimentos con hidratos de carbono de absorción lenta para que no se acumulen las grasas en el organismo. Si se decide seguir una dieta con hidratos de carbono de absorción rápida es recomendable incluir fibra en el menúque reduzca el ritmo de absorción de los azúcares. Para tener una piel fina y tersa y un cabello brillante no basta con una buena crema y un buen champú, sino en mantener una alimentación correcta. El pescado, la levadura de cerveza, la cebolla, la zanahoria, el ajo y la fruta son algunos de los alimentos necesarios para la nutrición de la piel. Para el cabello lo más recomendable es una dieta a partir de huevos, bebidas de soja, productos lácteos, endivias, frutos secos y mariscos o pescados. La alimentación cuida nuestra saludSon muchos los factores desencadenantes de la hipertensión. Si podemos evitar que la alimentación sea uno de ellos, mucho mejor. Para ello, no se debe consumir alcohol de forma abusiva, ya que los bebedores presentan niveles más altos de hipertensión. Además, debemos seguir una dieta rica en calcio y magnesio, y no consumir en exceso grasas saturadas ni cafeína. Debemos cuidar nuestros huesos para evitar la aparición de osteoporosis (pérdida de masa ósea) y una buena forma de hacerlo es a través de la alimentación. Los alimentos adecuados son los productos lácteos y las bebidas con soja enriquecidas con calcio, todos los alimentos que tengan más calcio que fósforo y aquellos ricos en vitamina D como el pescado y el aceite de hígado de bacalao. El dolor de cabeza o migrañas es uno de los males más extendidos entre la sociedad y no distingue edades. Muchas de las migrañas se pueden relacionar con hábitos alimenticios y por ello las personas que las sufren deben controlar algunos aspectos de su dieta. Comer tres veces al día es la primera pauta a seguir para controlar los dolores de cabeza, ya que se evitan las bajas de glucosa reduciendo las horas de ayuno.Disminuir el consumo de cafeína, la ingesta de alcohol y los alimentos con aditivos alimentarios como las sopas, salsas o platos precocinados son otras de las sugerencias para evitar las migrañas o reducir su aparición. En casos específicos, la migraña se puede deber a la intolerancia a algún alimento determinado y entonces lo único que se debe hacer es descubrir qué alimento la desencadena y eliminarlo de la dieta.