El precio de un Hijo

El precio de un hijo made in USA

Una colombiana decidió venir a tener a su hijo a Estados Unidos, pero después de observar las condiciones, se devolvió. - Univision Television Group

Desear que sus hijos alcancen "el sueño americano" es sin duda uno de los propósitos más anhelados de estas muchas mujeres tenaces, pero ¿hasta qué punto se deben llegar para lograrlo? La reportera Arly Alfaro, de Univision 23, investigó este fenómeno en su serie Hijos Made in USA.

Esa era la idea de una mujer colombiana que conocimos llegando al Aeropuerto Internacional de Miami, Florida. Con casi ocho meses de embarazo, y su primer hijo en brazos, arribó de Bogotá pensando que podría acudir a los cuidados médicos del Hospital Jackson Memorial, un centro de salud público de Miami.

Logró ocultar su avanzada maternidad vistiendo un abrigo grueso. Por razones de seguridad, le pidió a Noticias 23 que no la identificara.

"Esta fue una decisión que tomé a última hora por mi bebé. Ya estaba prácticamente organizado el parto allá en Colombia en una de las mejores clínicas, pero sé que acá no desamparan a nadie", afirmó la recien llegada.

Cada año, decenas de miles de mujeres embarazadas llegan a Estados Unidos con el propósito de dar a luz a un ciudadano norteamericano. Algunas son inmigrantes ilegales que ya están en el país, pero otras, como esta futura mamá colombiana, enfrentan una situación diferente ya que regresan a sus países de origen después de dar a luz, teniendo en mente que las leyes migratorias en Estados Unidos beneficiarán al pequeño dentro de unos años.

Un mejor futuro para los hijos

La colombiana explicó: "Quiero tener a mi hijo acá [en Estados Unidos] para que tenga un mejor futuro, para que tenga las condiciones que otros bebés pueden tener como mejores estudios, hablar inglés y tener la posibilidad de viajar a este país y otros países".

En el sur de Florida, las mujeres embarazadas pueden recibir los cuidados médicos de organizaciones sin fines de lucro como el Hospital Jackson Memorial, que en el 2003 reporto más de 9,600 nacimientos. Un porcentaje de estos, de mujeres inmigrantes.

Sin embargo, otras mujeres acuden a una consulta privada. El doctor Antonio Monzón, del Hospital Baptist, atiende unos cien partos al mes y, de estos, un 10 por ciento son de pacientes extranjeras.

La mayoría de sus pacientes latinoamericanas provienen de Colombia y Venezuela. El médico indica que el reconocimiento de su consultorio se debe a un programa internacional que estableció el hospital hace más de diez años y que reúne los cuidados necesarios tanto para la madre como para el feto.

"Hacemos las pruebas rutinarias que nosotros pedimos aquí, después de eso ellas regresan a sus países. Nosotros estamos en contacto con los médicos allá porque reciben cuidado de sus obstetras en sus países y al final del embarazo regresan a dar a luz", dijo el médico.

Según Monzón, sus pacientes opinan que el costo promedio de 12 mil dólares por un parto normal, es mínimo en comparación a las grandes oportunidades que tienen sus hijos en el futuro tras dar a luz en Estados Unidos.

De vuelta a Colombia

La futura mamá colombiana que entrevistamos, no optó por cuidados prenatales en una consulta privada, sino que asistió a la unidad de maternidad del Hospital Jackson Memorial en Miami para su revisión de octavo mes.

Durante su espera de más de cinco horas, nos relató que vio mujeres dilatando, otras con serias complicaciones de alumbramiento y hasta a una convicta esposada a punto de dar a luz.

Llegó a la conclusión de que su caso no era una emergencia y dijo que "fue una experiencia increíble y nunca pensé que sería tan complicado... finalmente decidí regresar a Colombia".

Lee la segunda parte de esta investigación:Hijos made in USA: El ancla de Esmeralda