Campaña para teens: manejen sobrios

conductor ebrio

En el 2002 murieron 3,827 jóvenes por conducir ebrios o drogados. - Photodisc

De cara a los hispanos, la mayor preocupación radica en torno a la marihuana, una droga que es utilizada por casi la mitad de los jóvenes hispanos que buscan tratamiento contra los estupefacientes.

"Lamentablemente, muchos conductores jóvenes no entienden los peligros asociados con conducir bajo los efectos de la marihuana", dijo Walters hoy en el Club Nacional de la Prensa en Washington.

Según la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas (ONDCP), los adolescentes suelen incrementar el consumo de marihuana y alcohol durante los meses posteriores a conseguir el carné de conducir.

"La inexperiencia adolescente en las rutas, combinada con el uso de las drogas y el alcohol, es una receta para el desastre", señaló Jeffrey Runge, jefe de la Administración Nacional para la Seguridad en el Tráfico de las Autopistas.

Mensaje a los latinos

Los hispanos son en especial los destinatarios de esta adevertencia. Walters señaló que el 12 por ciento de las admisiones de jóvenes consumidores de marihuana para tratamiento son hispanos.

De acuerdo con la Administración para Abusos de Sustancias y Servicios de Salud Mental del Departamento de Salud, de todos los hispanos que buscan tratamiento contra las drogas, el 48 por ciento señala la marihuana como su principal problema.

Según la organización "Monitoreando el Futuro", uno de cada seis adolescentes estadounidenses conduce bajo la influencia de la marihuana, un porcentaje similar a los que conducen bajo la influencia del alcohol, a pesar de que la tasa de consumo de alcohol es mayor a la de marihuana entre los jóvenes de esa edad.

"Muchos jóvenes creen que la marihuana es una droga blanda y eso no es así. La marihuana afecta la concentración, la percepción, la coordinación y la rapidez de los reflejos, condiciones necesarias para conducir con seguridad", sostuvo hoy Walters.

Una encuesta de la organización "Estudiantes contra las Decisiones Destructivas" (SADD) presentada hoy señala que el 30 por ciento de los adolescentes evita conducir cuando bebe alcohol, pero la cifra baja a 18 por ciento cuando consume marihuana.

"Es importante que los adolescentes y sus padres tomen conciencia de que si van a una fiesta y van a consumir alcohol o algún tipo de estupefacientes, no conduzcan. Tienen que designar a un conductor que permanezca sobrio", señaló Runge.

"Lo más importante es educar a los padres y adolescentes acerca de este problema", indicó por su parte Steve Wallace, presidente de SADD.

Wallace mencionó otra encuesta dirigida por su organización este año, donde se halló que el 60 por ciento de los adolescentes escuchan los consejos de sus padres sobre las precauciones de seguridad al conducir, mientras que un 27 por ciento señala a sus amigos como las personas a las que más escuchan.

La encuesta agrega que un tercio de los estudiantes de secundaria "quiere o necesita" estar más tiempo junto a sus padres.

Según la ONDCP, en 2003 fueron detenidos 271.000 adolescentes de 16 años en Estados Unidos por conducir bajo la influencia de drogas ilícitas.

Walters señaló que mientras la marihuana es la droga ilícita más consumida por los adolescentes, le sigue la cocaína.

En Estados Unidos la edad mínima para acceder al carné de conducir es de 16 o de 17 años, dependiendo de los estados.

Dónde buscar ayuda

Madres en Contra de Conducir en Estado de Ebriedad (MADD)1–800–GET–MADD or 1–800–438–6233http://www.madd.org/spanish/