Radiaciones que afectan al ser humano

Maritza Fuentes

Maritza Fuentes - Univision

Malas ondas

La doctora Maritza Fuentes responde a tus preguntas. Envía tus dudas acerca de salud o medicina, a mafuentes@univision.net.

1. ¿Cómo afectan las radiaciones al ser humano?

Normalmente, la radiación se divide en dos tipos: ionizante y no ionizante. Esta última es la más común en forma de luz, ondas de radio, microondas y radar; tipos de radiación que, por lo general, no producen daño a los tejidos.

La radiación ionizante es la que produce efectos químicos inmediatos (ionización) sobre los tejidos del ser humano y comprende los rayos X, los rayos gamma y el bombardeo de partículas como haces de neutrones y electrones, protones y mesones, entre otras. Este tipo de radiación se puede utilizar para exámenes y tratamientos médicos, pruebas industriales, manufactura, esterilización, armamento y desarrollo de armas y muchos otros usos.

La enfermedad por radiación se produce cuando los seres humanos u otros animales son expuestos a dosis excesivas de radiación ionizante, y se puede presentar como una única gran exposición (aguda) o en una serie de pequeñas exposiciones a lo largo del tiempo (crónica).

La enfermedad por radiación generalmente se asocia con la exposición aguda y se presenta con un conjunto de síntomas muy característicos que aparecen de forma ordenada. La exposición crónica suele asociarse a problemas médicos que aparecen más tarde (inclusive después de varios años), como el cáncer o el envejecimiento prematuro, que puede suceder en un período largo de tiempo.

Los niños que reciben tratamientos con radiación o que han estado accidentalmente expuestos a radiación reciben tratamiento sobre la base de los síntomas y los conteos de glóbulos blancos, por lo que son necesarios exámenes de sangre frecuentes y se requiere una pequeña punción a través de la piel en la vena para obtener las muestras de sangre.

Síntomas   

  • Náuseas y vómitos 
  • Diarrea 
  • Quemaduras de la piel (enrojecimiento, ampollas) 
  • Debilidad, fatiga, agotamiento, desmayos 
  • Deshidratación 
  • Inflamación de ciertas áreas expuestas (enrojecimiento, sensibilidad, hinchazones, hemorragias) 
  • Pérdida del cabello 
  • Ulceración de la mucosa oral 
  • Ulceración del esófago, estómago o intestinos 
  • Vómitos con sangre 
  • Sangre en las heces 
  • Hemorragias por la nariz, boca, encías y recto 
  • Amoratamiento 
  • Escoriaciones de la piel 
  • Úlceras abiertas en la piel