La Llorona, el Chupacabras, el Coco...

dia

- Photodisc

Le meten miedo al susto

Cada sitio tiene historias de espantos, demonios o fantasmas. Una montaña, un río, un monte e incluso una ciudad pueden ser escenarios por donde transiten la "calaca", el "chupacabras", o la "Llorona". Otros como el "Coco", la "Sierpe" o la "Mano peluda" siguen cumpliendo su función: asustar a diestra y siniestra.  Estos espantos latinos, en su mayoría, provienen de leyendas y mitos populares. ¿Te has encontrado con algún espanto? Aquí tienes una descripción de algunos para que conozcas a estas espeluznantes criaturas y puedas escoger a la que inspire más terror.

Chupacabras:

Esta criatura cuentan que es parte murciélago y parte alienígena. Dicen que mide alrededor de 1.20 metros de altura, pesa unos 32 kilos y huele a sulfuro. Tiene la piel manchada púas en la cabeza y espalda, tiene solamente tres dedos y garras en las patas traseras. Su boca no tiene labios pero sí unos colmillos enormes y sus ojos son rojos.  Los que lo han visto narran que el chupacabras salta o vuela hacia los arboles, y ataca rápidamente desde caballos hasta pollos, chupándoles completamente la sangre.

El Coco:

El Coco o el Cuco es un espanto creado especialmente para asustar a los niños que no quieren dormir o que se portan mal. No tiene una forma específica, el Coco adopta la forma del personaje, espíritu o criatura más aterradora. Es uno de los espantos cuyo origen se encuentra en la propia imaginación popular. La carencia de una descripción lo convierte en una criatura de las tinieblas que engendra temor al presentarse de todas las maneras posibles en que se puede inspirar miedo.

La Sierpe:

La describen como una culebra enorme, una criatura primitiva que se ha quedado escondida entre las montañas o los ríos. Algunos dicen que mide más de cien metros, otros que tiene una cabeza parecida a la de la iguana y  ojos fosforescentes. Dicen que cuando se mueve sube el nivel del agua de los ríos o lagunas donde vive, que arrastra piedras y hasta puede arrancar árboles.

La Llorona

Cuentan que este espíritu sale a la medianoche. La Llorona es una mujer vestida de blanco, con la cara cubierta por un velo ligerísimo que va de una calle a otra quejándose. Según la leyenda, mató a sus hijos y después se suicidó, por eso vaga como alma en pena llorando por ellos y gritando desconsolada: "Ayyyyyy mis hijos".

La Mano Peluda:

Este espanto no deja mucho a la imaginación, pues su nombre lo dice todo, es una mano grande y velluda, con uñas enormes que se asoman por las ventanas, o huecos en los muros. Cuentan que se aparece en las noches y llega hasta las camas para con su toque espeluznante asustar a los durmientes.

La Calaca:  
 
No importa la edad que se tenga, la Calaca o calavera le saca un susto a cualquiera. El esqueleto de un difunto siempre inspira terror, y si tiene por costumbre vagar en las noches entonces se convierte en un espanto digno de ser tenido en cuenta para una escapadita a tiempo. En la tradición del Día de Muertos en México, este espanto personifica a la muerte misma y es una de las protagonistas de esta fiesta. A correr que ahí viene la Calaca...